Actividades en la naturaleza

Técnicas de rescates en barrancos

Técnicas de rescate en barrancos
Escrito por IFP Rescate

La montaña es bonita pero también peligrosa. Por eso los equipos de Rescate necesitan estar bien preparados, conocer el terreno y actuar siguiendo las técnicas más acordes al terreno. ¿Qué consejos deben seguir para actuar con seguridad? ¿Qué técnicas deben utilizar para superar los obstáculos? ¿Cómo transportar de forma segura al accidentado?

¿Qué es un barranco? Se trata de un fenómeno geográfico producido por la erosión del agua que crea una hendidura en el macizo. Es conveniente distinguir entre barranco y cañón, ya que cuentan con pequeñas diferencias entre sí. El primero suele tener un caudal estacionario y el desnivel suele ser mayor.

TIPOLOGÍA DE BARRANCOS

La tipología más habitual en la que se clasifican los barrancos está basada en su actividad hídrica:

         Barrancos secos, en los que no hay ningún tipo de actividad hídrica durante todo el año.

         Barrancos húmedos, en los cuales hay actividad hídrica durante todo el año o bien durante ciertas estaciones.

La Federación española de montaña y escalada (FEDME) clasifica los terrenos en dos tipos según el equipamiento necesario:

         Terreno de aventura, es un barranco de cualquier dificultad que no está equipado total o parcialmente, o que no está equipado según las normas de la Federación o no cuenta con mantenimiento.

         Terreno deportivo, es un barranco de cualquier dificultad que sí cuenta con equipamiento y mantenimiento siguiendo las normas de la Federación.

Técnicas de rescate en barrancos

Antes de adentrarse en un barranco es importante conocer el sistema de clasificación utilizado para evaluar su dificultad. En él se tienen en cuenta tres variables:

  • Dificultad de la verticalidad del ascenso: se escribe con una “v” seguida de un número del 1 al 7, de menor a mayor dificultad.
  • Dificultad por las características acuáticas: “a” seguida de un número del 1 al 7, de menor a mayor dificultad.
  • Nivel de compromiso y envergadura: número romano del I al VII, de menor a mayor compromiso y envergadura. El resultado sería, por ejemplo, una cota v4a3IV.

CONSEJOS PARA EL EQUIPO DE RESCATE EN BARRANCO

Un equipo de rescate de barranco debe proceder con la máxima planificación y preparación posible, por eso se recomienda seguir una serie de reglas:

  • Conocer el descenso que se va a realizar: su longitud, dificultades y el equipo necesario.
  • Evitar situaciones de riesgo gratuito controlando los movimientos y no llevar a cabo saltos grandes ni destrepes complicados ni pasos por rebufos.
  • Utilizar las cuerdas adecuadamente y con precaución. Cada maniobra que se haga con la cuerda debe comprobarse que está asegurada y siempre hacerlo con mayor sencillez.

Técnicas de rescate en barrancos

  • Aprender a leer el agua. Se debe prestar mucha atención a las corrientes de agua y evaluar con detenimiento la fuerza y el caudal e identificar posibles remolinos, sifones o rebufos.
  • Alimentarse y beber en condiciones. El rescate en barrancos puede ser un ejercicio prolongado y muy exigente, lo que acarrea una fuerte sudoración. Por eso es necesario recuperar líquidos y alimentarse para recuperar energía.
  • Trabajo en equipo. No hay que cargarse todo el trabajo uno solo, sino depender del resto del grupo y ser consciente de los límites y capacidades de cada uno para repartir el esfuerzo.

TÉCNICAS DE PROGRESO LIBRE PARA EL RESCATE EN BARRANCO

Llegada la hora de actuar, el equipo de emergencia debe llegar hasta el punto en el que se encuentra atrapada la víctima. Para ello se siguen técnicas de progreso libre, con las cuales se puede progresar vertical u horizontalmente, manteniendo siempre tres puntos pegados a la pared de los cuatro posibles.

  • Técnica de oposición: Esta técnica se utiliza en galerías estrechas en las que se puede apoyar ambas extremidades y hacer fuerza en sentidos opuestos. Dependiendo del tamaño de la grieta, se avanza apoyando la espalda y las rodillas y las manos, la espalda y las piernas haciendo una forma de Lo las piernas y los brazos si la distancia es mayor.

Técnicas de rescate en barrancos

  • Presa: Esta técnica combina la escalada libre con la artificial y aprovecha las rugosidades y asideros de la roca. Es menos utilizada por el riesgo que se corre ante la posibilidad de encontrarse con puntos resbaladizos y quebradizos. Cargar el peso de la saca supone una dificultad añadida.
  • Paso de hombros: Esta técnica es útil para superar resaltes y necesita la ayuda de un compañero. Se aprovecha las partes más resistentes del cuerpo del compañero, como las rodillas, la parte superior de la espalda o los hombros (de ahí su nombre), y siempre evitando huesos más delicados como el húmero o la clavícula.
  • Paso de laminadores: Los laminadores son aquellos lugares que la altura nos obliga a desplazarnos a gatas realizando un gran esfuerzo sobre las rodillas, por eso es recomendable equiparse con rodilleras que rebajen el daño en este punto del cuerpo.
  • Paso de gateras: Las gateras no permiten incorporarse y es necesario atravesarlas tumbados. Se puede hacer boca arriba o boca abajo. Las gateras inclinadas se superan de forma diferente si son ascendentes (de cabeza y boca bajo) o descendentes (con los pies por delante y boca arriba).

TÉCNICAS DE TRANSPORTE EN CAMILLA PARA RESCATE EN BARRANCO

  • Evacuación en ascensor por polipasto: En la cumbre del pozo es donde se coloca la polea de despedido con el objetivo de evitar fricciones. En el caso de que no sea un ascenso recto y haya que evitar algunos obstáculos, se recurre o bien desviador con un socorrista o a un desviador con anclaje artificial.
  • Elevación de camilla por contrapeso: Para llevar a cabo esta técnica, se necesita dos personas: un regulador y un contrapesista. El primero se sitúa en el anclaje superior y es el encargado de equilibrar la carga entre la víctima y el contrapesista. Este último es el que hace que a medida que desciende la carga, ascienda la camilla.
  • Descenso del accidentado: Aunque la víctima no pueda rapelar pero sí pueda colaborar, se efectúa este tipo de descenso porque es más rápido y seguro. Se ata la cuerda al arnés del accidentado y se le desciende con un nudo dinámico simple o doble o un descensor autofrenante.
  • Descenso en rapel del accidentado y socorrista: En el caso de que la víctima no sea capaz de colaborar, irá acompañado de un socorrista. Éste irá autoasegurado controlando la bajada en rápel mientras el accidentado va atado al cabo de anclaje de seguridad del socorrista mediante un mosquetón al centro de la cuerda.
  • Corte de cuerda en cabecera: Esto sólo se realiza en casos de extrema urgencia. Se actúa desde la reunión y el inconveniente evidente es que se corta la cuerda. Para realizar esta técnica, se necesita un equipo mínimo: cuerda de socorro, material para bloquear la cuerda, mosquetones de seguridad y navaja.
  • Evacuación y transporte horizontal: Para casos en los que haya que mover la camilla con la víctima en horizontal en vez de vertical, hay tres métodos principales:

Técnicas de rescate en barrancos

o   Suspensión: También conocido como evacuación por meandros con camilla asegurada. Se utiliza para superar meandros mediante la cual los socorristas deben anclarse a un pasamanos.

o   Arrastre: Se utiliza para transportar la camilla por gateras o recovecos por lo que hay poca movilidad. Se coloca la cuerda en la parte superior de la camilla y se va tirando cuidadosamente mientras otros socorristas guían la camilla para evitar que se quede trabada por el camino.

o   Flotación: Esta técnica es únicamente útil para galerías inundadas en las que hay que transportar la camilla sobre agua. Para ello se le acopla unos flotadores y se engancha a la cuerda horizontal de seguridad. Así, sólo hace falta un poco de fuerza para guiar la camilla mientras flota y se encuentra asegurada.

Lo principal en un rescate de barranco es hacerlo de forma segura y eficaz para llegar hasta el accidentado. Por eso hay que conocer las técnicas y aplicarlas según las necesidades del terreno y del accidentado. El trabajo en equipo también es esencial y ser consciente de las limitaciones de cada uno para no poner en peligro la vida de los demás.

Acerca del autor

IFP Rescate

Deja un comentario